domingo, 29 de octubre de 2017

UN OTOÑO QUE NO LLEGA.



                                       
El otoño es esa parte del año que mucha gente tiene olvidada y que pocos disfrutamos como se merece. Esa época entre las vacaciones de verano y las navidades a la que la mayoría de la gente no le presta la atención necesaria y, bajo mi punto de vista, no aprovechan ni disfrutan. 
Pero este año se está haciendo de rogar y a mí personalmente me está costando mucho sobrellevar que el calor no se marche y que la lluvia no aparezca. 


Quiero el otoño real, el otoño frío que anhelo desde hace semanas...


Cuando en alguna conversación veraniega se me ocurre decir:”tengo ganas de que llegue el otoño”, hay gente que me mira de manera extraña o sorprendida. Ya me he acostumbrado y, la verdad, es que cada vez me importa menos lo que los demás piensen y me centro en lo que  me gusta y lo que quiero yo. No es que no me guste el verano, con las vacaciones, la playa, el olor a mar, las noches largas sin prisas, el tinto de verano o el gazpacho. Pero no me gusta que dure tanto, considero que todo debe de tener su compás y si aquí hay estaciones...que se manifiesten. 
En mi post anterior os contaba cuánto me ha gustado Cuba, pero he de reconocer que hay una cosa que no llevaba bien del todo, el calor. Supongo que si me fuese a vivir a un país cálido terminaría por acostumbrarme, pero echaría tanto de menos las estaciones que sería complicada mi adaptación.  

Yo considero que el otoño trae de vuelta una rutina necesaria en mi vida, me devuelve unos horarios, me devuelve tranquilidad y sobre todo trae las que considero las mejores estampas del año. 




Para mí es una época de reflexión, de nostalgia y llena de recuerdos. No hay fechas exactas marcadas en mi calendario que me hagan revivir momentos, si no que, al echar el freno después del caos veraniego, consigo poner mi mente en orden. Me vienen imágenes de otoños pasados con la gente  a la que quiero, reuniones al calor de un brasero, abrazos para entrar en calor después de ir a recoger hojas al parque, mi madre haciendo membrillo, saltar en los charcos, el sabor de una granada recién cortada o tardes de calcetines gordos y cola cao caliente. Uno de los recuerdos que más placer me da que aparezca en mi mente es el de las "castañeras" de Salamanca, no me gustan las castañas asadas, pero ese cucurucho que meto en mi bolsillo del abrigo para mantener las manos cálidas…casi puedo sentirlo ahora mismo.

 Pero…voy por partes…

La primera de las cosas que adoro del otoño es quedarme en casa.
Cuando has conseguido convertir tu casa en un hogar no hay nada más intenso que disfrutarlo, y el otoño es la época perfecta para hacerlo.  
Sacar de las cajas las mantas amorosas, poner la calefacción, coger un libro, o poner una peli, y pasar la tarde en el sillón sin nada más que hacer es un placer incomparable. Y si además fuera llueve y repiquetea en las ventanas ya es perfecto.

También me gustan las mañanas de domingo en la cocina, preparando los menús de la semana. Con olores a guisos otoñales, con el horno haciendo magdalenas a la vez que oigo, de fondo, la tele con capítulos viejos de alguna serie ya muy vista.
Guardar la ropa de verano, abrir las cajas de la ropa de abrigo, disfrutar del tacto de los jerséis, colocar esas botas que tanto me gustan y me niego a tirar, poner la manta en la cama o utilizar por fin las zapatillas mullidas de estar en casa, son otros de mis placeres caseros.


Pero no va a ser todo quedarme en casa.

Salir en otoño a la calle también me llena de energía.
Los colores del otoño me transmiten una paz interior y una alegría que me carga las pilas para afrontar esta nueva parte del año. 
Disfruto saliendo a la calle y notando el frío en la cara, el frío que despeja mis sentidos y me centra, incluso si llueve. Hacer mil fotos y que siempre haya una que te guste más que la anterior es, para mí, ya casi una manía.  

Soy capaz así de poner mi mente en orden, marcarme nuevas metas, nuevos objetivos, retomar viejas promesas o, simplemente, comenzar algo con lo que no había contado antes y llega de manera inesperada. 

Yo los propósitos del año los comienzo con el otoño


Otra de las rutinas que vuelve a mi vida es ir al cine.
En verano lo abandonamos un poco, así que en cuanto empieza a hacer frío nos abrigamos y nos damos un paseo tranquilo hasta allí. Disfrutamos (o no si no nos gusta) de la película que toque y cenamos de vuelta a casa.

Y los puentes, esos maravillosos días que acortan las semanas y nos regalan tiempo para nosotros. Aunque no sean puentes reales y simplemente sea un día de fiesta entre semana. Salir a ver una exposición, a comer con la familia, un café con una amiga a la que hace mucho que no veo, o, si hay más tiempo, hacer una escapada a una casa rural, son placeres que vuelven  a mi vida con esta estación.

Y los olores. Los olores otoñales deberían embotellarse. 
El olor de un bizcocho recién hecho, el olor de la tierra mojada y ese olor a “calor” de las casa cuando se ponen los primeros días la calefacción…son deliciosos. 

Para ir terminando reconozco que también en esta época llegan mis recetas favoritas del año

Las ensaladas con membrillo y granadas, las que llevan setas, los guisos de cualquier carne con patatas, un buen cocido, los bizcochos con nueces o los deliciosos buñuelos que esta misma semana llegarán a nuestras casas.







Yo este otoño atípico he comenzado nuevos propósitos, y eso que avanzo con respecto a los que los hacen en Enero. He empezado a ir al gimnasio, me he obligado a reservarme tiempo para mí, he decidido ser más positiva y, sobre todo, he dado rienda suelta al Blog. Para mí ha sido una liberación mental y algo muy satisfactorio por las muestras de cariño que estoy recibiendo. Espero que os esté gustando y que me dejéis comentarios en la entrada. 
Y a vosotros ¿os gusta el otoño?

Os deseo un feliz otoño. Y esperemos que llegue de verdad en los próximos días.




21 comentarios:

  1. Gracias por hacerme aprecia más esta estación.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón...Yo soy de calorcito... pero este año estoy deseando que empiece también otoño!!🍁🍂tengo ganas como dices tú de frío, de comida caliente, de cambiar sobre todo el armario de ropa jejeje!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario...un besazo!!

      Eliminar
  3. A los que somos de calor nos encanta que llegue y atracón de buñuelos la semana que viene. Jejejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado con los atracones!! gracias por el comentario!

      Eliminar
  4. Pues estamos casi todos igual, por mucho que nos guste el verano añoramos el otoño que no acaba de llegar. Sigue escribiendo Carmen, lo haces muy bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Yo lo voy a seguir intentando hasta que me quede en blanco...;) Un beso!

      Eliminar
  5. a mí también me encanta que llegue el frío, pero me da que este año voy a tener 12 meses de verano! voy a echar de menos las bufandas y los gorros, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te mandaremos fotos cuando empiece el frío!! Y cuando vuelvas...lo cogerás con más ganas!! Un beso!

      Eliminar
  6. A mí también me encanta el otoño y es verdad que este año se está haciendo de rogar... Esperemos que se quede bastante tiempo y no se lo coma el invierno... un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si...esperemos que no empiece directamente a nevar la semana que viene! Mil gracias por el comentario. Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me gusta mucho el otoño y sus colores... pero estoy tan contenta con este tiempo, poco más nos va a durar, así que podrás echar mano de tus mantas amorosas pronto. Soy muy de calle, pero me encanta meterme en casa cuando hace frío. Eso sí, lo que si se necesita ya es lluvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta mañana aquí por fin hace frío!! Creo que va a empezar ya por fin...Muchas gracias por el comentario. Un besazo!

      Eliminar
  8. Querido otoño ven Ya!!estoy harta del veroño(Al final van a crearse estaciones nuevas)!!Suscribo tus palabras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el señor otoño me debe de haber oído esta mañana...porque por fin hace frío!! Por lo menos esta mañana, veremos a ver por la tarde! Un beso!

      Eliminar
  9. Mi estación favorita es el invierno, porque yo soy muy de frío, pero de frío de verdad. Aunque confieso que el otoño también me gusta muchísimo, y fíjate, al contrario que a ti, las castañas asadas sí que me gustan, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi el invierno también me gusta pero...por aquí es que aveces se pasa un poco!! jajajja Y nada, que si alguna vez paseamos yo compro las castañas para calentar las manos y tu te las comes...Un beso y muchas gracias por pasarte por el blog!

      Eliminar
  10. Hace poco comentaba con una amiga que me desespera la ausencia de otoño. Que hace ya años que tampoco tenemos, al menos en Madrid, un invierno como es debido, con heladas y frío de ese que se te pega a la piel y que adoras quitarte al llegar a casa. Coincidimos en todas esas apreciaciones que haces. Sólo llevo fatal esa noche que se nos cae a las 6 de la tarde. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, bueno, también hay cosas que no molan, como eso de que sea de noche tan pronto. Pero ya sabes que, desde hace un tiempo, busco lo positivo de las cosas (aunque a algunas es imposible encontrárselas) y si se hace de noche antes...habrá que apreciar las estrellas! Un besazo y gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  11. A mi me gusta el otoño y lo extraño porque aquí no hay! uno se acostumbra pero igual un día llueve de forma torrencial y al día siguiente hay un sol de verano! asi que tengo las noches de peli y manta oyendo la lluvia caer y las mañanas de sol y bicicleta de domingo! :) Eso sí, a veces me appetece llevar abrigo y bufanda pero para eso vuelvo a casa por navidad! ;)

    ResponderEliminar

ROMA. FIN DE AÑO FUERA DE ESPAÑA 2.0.

ROMA. FIN DE AÑO FUERA DE ESPAÑA 2.0. Lo primero de todo: ¡Feliz año nuevo! Que ya estamos en mitad de Enero y aún no he podid...